Para las marcas, en el plano digital, no sólo es importante captar la atención de sus clientes, sino atraerles a sus páginas web para conseguir que efectúen una compra, rellenen un formulario… Para ello, es fundamental facilitar el proceso de compra de sus productos. Acortar los procesos de búsqueda, selección, pago y entrega es uno de los grandes retos de la venta online. Ante esta situación y gracias al desarrollo tecnológico, surge el a-commerce, la evolución del e-commerce, que se plantea como una de las tendencias más destacadas del sector retail en el 2019.

El a-commerce permite a los usuarios programar compras automatizadas de algunos productos a través de internet. De esta forma, los clientes reciben de forma periódica productos que consumen habitualmente. Esta tecnología surge gracias al desarrollo de dispositivos electrónicos inteligentes, como los asistentes de voz o los electrodomésticos de última generación. Este tipo de dispositivos permiten a los usuarios realizar compras, no sólo mediante un mensaje de voz, sino a través de una programación previa, es decir, sin tener que llevar a cabo el proceso de compra una y otra vez cada vez que el producto se agote.

Aunque la compra automatizada siempre ha estado en el horizonte de la tecnología, el big data, la inteligencia artificial o el IoT lo han hecho posible. El a-commerce, cada vez más presente en España, se ha convertido en un nuevo modelo de compra, con el que las marcas buscan la máxima fidelización de sus clientes, asegurándoles la recepción del producto el día programado, de la forma más cómoda posible y sin preocupaciones. Esta nueva tendencia no sólo es apta para las compañías más grandes del sector, sino que incluso las pymes pueden adaptarse a ella, siempre y cuando dispongan de la tecnología necesaria.

Para integrar el a-commerce, además de contar con productos cuya venta se pueda automatizar y con la tecnología necesaria, es imprescindible conocer bien al cliente, saber cuáles son sus necesidades principales y qué productos podría comprar de forma programada. Este nuevo modelo de compra podría aportar a las empresas un gran número de beneficios: ahorro de costes, ingresos recurrentes, fidelización de los clientes, mejora de la imagen de marca, etc.

Post relacionados

05/11/2019

¿Cómo se mide la competitividad de un país?

España en ascenso mundial. Ya se ha colocado como país número 23, avanzando tres...

0

16/10/2019

100% del plástico reutilizable en 2025

El consumo masivo de plástico se ha transformado en una preocupación de la sociedad,...

0

25/07/2019

La multiculturalidad corporativa en la empresa

Los cambios sociales, el desarrollo del mundo occidental y del sector de las...

0

18/07/2019

Nuevas formas de comunicación con dispositivos: la conversación entre el hombre y la máquina

Desde los inicios de la revolución tecnológica, la comunicación entre las personas y...

0

Deja un comentario