El aumento de las medidas proteccionistas de Estados Unidos disminuyen las perspectivas de que la evolución favorable del crecimiento del PIB mundial se prolongue en el tiempo. En función de las previsiones actuales para 2018, el PIB mundial se acelerará hasta alcanzar el 3,2%, lo que supondría la expansión anual más intensa desde 2011. Ante esta situación, los exportadores de la región de Asia-Pacífico temen verse afectados con una disminución de sus ingresos. Por otro lado, los proveedores consideran que centrarse en el comercio interno del país e introducir barreras comerciales internacionales supone una oportunidad de crecimiento empresarial.

El incremento de políticas proteccionistas dará lugar a un empeoramiento del entorno del comercio global en los próximos meses, lo que podría dar lugar a graves consecuencia en Asia-Pacífico. Crédito y Caución ha difundido el Barómetro de Prácticas de Pago, que asegura que el 45% de los exportadores de la región espera que su facturación disminuya entre un 10% y un 20% debido a la modificación de los acuerdos comerciales y a la incertidumbre de los mercados.

Según este mismo estudio, el 52% de las empresas chinas mantienen una postura pesimista acerca de la pérdida de exportaciones debido a la introducción de barreras comerciales, aranceles y restricciones. Este mismo pensamiento se refleja en Indonesia (65%), Taiwán (48%) y Hong Kong (47%). Se trata de economías que mantienen un estrecho lazo comercial con China. En el caso de las empresas centradas en el comercio interno, como es el caso del 29% de las empresas de Indonesia, el proteccionismo se considera una oportunidad de crecimiento empresarial. Los países de la región se esfuerzan a día de hoy en reforzar los lazos comerciales con el resto del mundo. Ante esta nueva actitud, el 54% de las empresas en Australia no espera un impacto negativo en la facturación de sus negocios. En Japón, el 51% de las empresas mantienen esta misma visión optimista.

Este contexto económico de las empresas de Asia-Pacífico, marcado con los riesgos económicos y políticos, refleja un incremento del riesgo de crédito comercial en las operaciones B2B. Del 2017 al 2018, la duración del periodo medio de pago aumenta de 55 días a 57 días. La razón principal de un impago continúa siendo la quiebra del cliente o el cierre del negocio.

 

Post relacionados

23/01/2019

Hungría se enfrenta a la desaceleración de su crecimiento en 2019

Crédito y Caución ha difundido su último estudio, en el que destaca el elevado riesgo...

0

14/01/2019

El sector alimentario mantiene un buen desempeño global

Crédito y Caución ha difundido su último Market Monitor, en el que señala el buen...

0

09/01/2019

El 69% de las empresas españolas sufren algún tipo de impacto a causa de los impagos de sus clientes

El índice Crédito y Caución de Incumplimiento refleja un aumento interanual del 4% de...

0

08/01/2019

El 22% de las empresas españolas traslada la morosidad de sus cobros a sus pagos a proveedores

Crédito y Caución ha difundido su último Barómetro de Prácticas de Pago en el que ha...

0

Deja un comentario