A lo largo de la historia, los núcleos urbanos han sido siempre la cuna de los grandes avances tecnológicos y sociales de la humanidad. Actualmente, estas ciudades están evolucionando hacia urbes conectadas y digitalizadas, abandonando el concepto de ciudad tradicional y convirtiéndose en smartcities. Son muchas las características que abarca a día de hoy una smartcity, en Crédito y Caución hemos hablado con Javier Martínez Ríos, CEO de Wible, la nueva compañía de carsharing en Madrid, sobre el cambio hacia un modelo de transporte más responsable y eficiente.

El carsharing se plantea como una alternativa más sostenible al transporte en las ciudades, reduciendo el tráfico y la contaminación -dos de los grandes problemas de las urbes- y estableciendo una red de vehículos compartidos. Este planteamiento responde al objetivo de optimizar los recursos, una de las principales características de las smartcities. Sin embargo, la implementación de este modelo aún es incipiente, “seguirá habiendo ciudadanos que, bien por sus necesidades o simplemente como elección personal, preferirán su propio coche”, afirma Martínez Ríos.

Otra de las características principales de las smartcities es la búsqueda de sostenibilidad con el medio ambiente, no solo a través del modelo carsharing, sino a través de otras tendencias características de este tipo de urbes. La creciente concienciación general acerca de los peligros de no cuidar el medio ambiente está generando nuevas soluciones dirigidas a paliar estos problemas: “nuestros vehículos son Híbridos Enchufables, cuentan con la categoría Cero Emisiones que otorga la DGT gracias a una autonomía eléctrica pura de 58km, y posteriormente, una vez esta se agota, un funcionamiento híbrido”.

De cara al futuro, las compañías de carsharing están trabajando en satisfacer todas las necesidades de los conductores, ofreciéndoles soluciones adaptadas a precios muy competitivos.  Una de ellas es el desarrollo de un modelo adaptado a empresas, “estamos trabajando en diferentes opciones corporativas para promover la movilidad sostenible y eficiente de los empleados”, señala Martínez Ríos.

Otra de las grandes preguntas es la viabilidad de este tipo de modelo en pueblos o ciudades más pequeñas o aisladas, adaptando el término “smart” a todas las zonas. “Es algo posible pero lejano en el tiempo” afirma el CEO de Wible “hay que tener en cuenta que la densidad de población es una medida básica que garantiza la sostenibilidad del modelo”.

Con el desarrollo de las smartcities, el cada vez mayor cuidado del medio ambiente, la implantación definitiva del modelo carsharing y la llegada progresiva de los vehículos eléctricos surge el concepto de Electrolinera, un establecimiento específico dirigido a la recarga de energía de los vehículos. Actualmente, el mercado ofrece diversas soluciones, entre ellas, la tecnología Ibil, con más de 1.100 puntos de recarga repartidos por España, con presencia en la calle y en algunas estaciones de servicio.

Post relacionados

17/10/2018

Coaching o el camino hacia la salud empresarial

El coaching empresarial es una disciplina cada vez más común en las grandes empresas....

0

19/09/2018

Ciberseguridad, una asignatura pendiente para muchas empresas

El pasado 25 de mayo entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos, una...

0

11/09/2018

Chatbots: Inmediatez y comodidad para el usuario

La aplicación de chatbots, denominados comúnmente “bots”, en páginas webs es cada...

0

24/07/2018

Tecnología biométrica: el futuro de la identificación muestra su rostro

Son muchas las empresas tecnológicas en todo el mundo que ya están apostado por...

0

Deja un comentario