México, una de las economías mundiales más expuestas a la incertidumbre sobre la renegociación del NAFTA, es analizado en el último informe de la aseguradora española Crédito y Caución. Gracias a la recuperación de la inversión, se prevé que el crecimiento del PIB mexicano aumente, en concreto, un 1,5% en 2017.

La economía de México por un lado, depende de Estados Unidos a través del comercio e inversiones; y por otro lado, de las remesas e inmigración. Haciendo hincapié en el comercio estadounidense, cabe decir que representa el 80% de las exportaciones mexicanas y el 26% del PIB. En este aspecto, y debido a “las cadenas de valor altamente integradas entre Estados Unidos y México, algunas grandes compañías estadounidenses se verían afectadas negativamente” ante un cambio de política comercial, “lo que disuade a la Administración de imponer tarifas penalizadoras”, según señala el informe.

En relación a la inversión extranjera, y teniendo en cuenta el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, la economía mexicana se ha beneficiado de flujos relevantes, procedentes en más del 40% de Estados Unidos. Así pues, la incertidumbre en torno a la renegociación del NAFTA puede afectar a dichos flujos a corto plazo, pero se prevé una recuperación a medio plazo. “Los posibles aranceles de importación de Estados Unidos podrían hacer que algunos fabricantes, especialmente en los sectores de automoción y electrónica, cierren sus puertas. Sin embargo, muchas empresas estadounidenses, que fabrican en México, están exportando a otros países no estadounidenses, por lo que no es probable que se vean obstaculizadas por los impuestos fronterizos estadounidenses”, determina Crédito y Caución.

Las remesas también adquieren un papel clave en el informe. Y es que las remesas enviadas por los trabajadores mexicanos desde el extranjero al país alcanzan la mayor cifra a nivel mundial (más de 25.0000 millones de dólares). Según el estudio, “los obstáculos a estas transferencias, como un posible impuesto estadounidense, disminuirían las remesas, perjudicando la confianza de los consumidores y el consumo privado. Sin embargo, el efecto sobre la economía total sería limitado, ya que las remesas representan sólo el 2,2% del PIB mexicano”.

A pesar de que las perspectivas de México presentan debilidades, lo cierto es que la aseguradora líder a nivel nacional no percibe un gran deterioro en su economía.

 

Post relacionados

23/05/2018

El sector de bienes de consumo duradero se enfrenta a un crecimiento del riesgo crediticio

Crédito y Caución prevé que el sector minorista de bienes de consumo duradero se verá...

0

10/05/2018

Los aranceles de Trump podrían impulsar una guerra comercial global

Crédito y Caución prevé que la introducción de aranceles a la importación de acero y...

0

10/04/2018

Europa avanza hacia nuevos acuerdos comerciales

El último informe difundido por Crédito y Caución analiza el estado de los cinco...

0

23/03/2018

La tendencia descendente de las insolvencias podría revertirse globalmente

Crédito y Caución prevé que la tendencia descendente de las insolvencias podría...

0

Deja un comentario