Crédito y Caución ha difundido su último informe en el que prevé que la economía estadounidense crecerá este año un 2,5%, debido al incremento del consumo privado, el buen desarrollo del mercado laboral y la solidez de la confianza de los hogares y empresas. Por otro lado, las presiones salariales han provocado un aumento de la inflación en torno al 2%, que se mantendrá estable este año. Sin embargo, la aseguradora de crédito subraya una mayor posibilidad de que se produzca una desaceleración, a pesar de que las previsiones apuntan a que no sucederá en 2019.

En un contexto de incertidumbre económica mundial, los riesgos generados por la política monetaria han disminuido ante las expectativas de que la Reserva Federal desacelere el ritmo del ajuste monetario. A pesar de ello, es importante destacar que los riesgos derivados de la política fiscal y la política comercial han aumentado, lo que supone una doble amenaza, muy fuerte, para la economía de los hogares.

Los recortes masivos de impuestos y el aumento del gasto público están impulsando el déficit fiscal, a pesar de que el crecimiento económico y el bajo nivel de desempleo deberían frenarlo. Aunque estos estímulos están generando un crecimiento del PIB, el desarrollo no se está produciendo de forma suficientemente rápida como para mantener el déficit en un nivel adecuado, ya que se espera que supere el 6% del PIB en 2018. Los elevados niveles de déficit y deuda limitarán las opciones para sostener la economía en caso de que se produzca una recesión, lo que podría empeorar la situación. Uno de los principales riesgos para las empresas estadounidenses es la incertidumbre sobre la política comercial, que podría precipitar la próxima desaceleración. Si se produjera esta situación, las consecuencias para algunos sectores, como la tecnología o la agricultura, podrían ser muy negativas para el tejido empresarial.

El pasado 2018, las quiebras comerciales se redujeron un 8% en Estados Unidos, debido a la confianza empresarial, al sólido crecimiento económico y a las reformas impositivas. Crédito y Caución prevé que en 2019 esta reducción se sitúe en el 2%. Los exportadores del país se están viendo presionados por la fortaleza del dólar y las crecientes barreras comerciales. En el mercado doméstico, se están produciendo cambios en los patrones de compra, que ya han provocado quiebras en el sector minorista. Además, el crecimiento de los tipos de interés encarece la financiación.

 

Post relacionados

19/02/2019

¿Qué tipo de empresas en España se verá afectada por el Brexit?

Uno de los principales retos a los que se enfrenta el tejido empresarial este 2019 es a...

0

29/01/2019

Rumanía se enfrenta a la ralentización de su PIB en 2019

Ante el enfriamiento de la demanda interna y las exportaciones en Rumanía, Crédito y...

0

23/01/2019

Hungría se enfrenta a la desaceleración de su crecimiento en 2019

Crédito y Caución ha difundido su último estudio, en el que destaca el elevado riesgo...

0

14/01/2019

El sector alimentario mantiene un buen desempeño global

Crédito y Caución ha difundido su último Market Monitor, en el que señala el buen...

0

Deja un comentario