Debido al Brexit, a las políticas proteccionistas, impulsadas en su mayoría por Estados Unidos y a la presión de los mercados de exportación, el tejido empresarial en Europa occidental se está debilitando, a causa del retraso en los pagos de las facturas. En este contexto, Crédito y Caución prevé una desaceleración de las economías en esta zona, pasando del 2% en 2018 al 1,7% en 2019.

La aseguradora de crédito ha difundido su último Barómetro de Prácticas de Pago sobre Europa Occidental en el que asegura que el número de empresas que ha experimentado retrasos en sus pagos de clientes B2B ha aumento hasta llegar al 58%. En el estudio, se han analizado más de 3.000 empresas domésticas y exportadoras de trece países: Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Irlanda, Italia, Países Bajos Suecia y Suiza.

El informe también destaca un aumento del valor total de las facturas B2B que sufre morosidad en Europa occidental (42%). Los proveedores a nivel doméstico de Grecia e Italia son los más afectados. En Francia y Gran Bretaña se encuentran los proveedores más afectados por el retraso en el pago de clientes extranjeros. Este retaso en los pagos de clientes B2B, provoca un Periodo Medio de Cobro más prolongado, que puede afectar de forma negativa a la liquidez de las empresas, incrementando así el riesgo de crédito comercial B2B. A lo largo del 2017, Países Bajos y Gran Bretaña registraron los mayores aumentos en el Periodo Medio de Cobro.

El Barómetro difundido por Crédito y Caución también revela la opinión empresarial acerca de los riesgos que podrían afectar al crecimiento económico mundial durante los próximos seis meses. Casi la mitad de las empresas (45%) considera que el proteccionismo de Estados Unidos podría dar lugar a una guerra comercial que supondría un gran freno del crecimiento económico en la zona.

De cara al 2019, las empresas están adoptando una posición más prudente, debido a que se prevé de forma general una pérdida de impulso del crecimiento mundial, asegura Andreas Tesch, Chief Market Officer de Atradius NV. Todo apunta a un deterioro generalizado del riesgo de crédito comercial, por lo que las empresas dan una gran importancia a la protección de sus cuentas por cobrar. El seguro de crédito protege a las empresas de riesgos inevitables y las ayuda a aprovechar oportunidades de crecimiento en un entorno más seguro y rentable.

Post relacionados

13/11/2018

Las elecciones de medio mandato cambian el panorama económico

Por primera vez en una década, los demócratas han tomado el control de la Cámara de...

0

12/11/2018

Brasil se enfrenta a grandes retos a corto plazo

Brasil cierra un prolongado periodo de incertidumbre política tras la elección de su...

0

30/10/2018

Polonia se mantiene vulnerable ante las consecuencias del Brexit

Polonia se posiciona como una de las economías más expuestas de Europa del Este ante el...

0

25/10/2018

Rusia se enfrenta a debilidades estructurales

Crédito y Caución ha difundido su último informe, en el que prevé que el PIB de Rusia...

0

Deja un comentario