El último informe difundido por Crédito y Caución establece niveles de crecimiento inferiores al 1% en Japón en 2018. El desafío de los estímulos fiscales y la complejidad del entorno global han propiciado esta situación. Para 2019 y 2020 se prevé que se mantenga esta evolución de la economía asiática.

En el contexto actual de reducción del desempleo y aumento de los salarios, la desaceleración de las exportaciones, a causa de la caída de la demanda china y del mayor riesgo de proteccionismo, será compensada por la demanda interna. Sin embargo, en octubre está prevista una subida de los impuestos, que influirá en el gasto de los hogares. Por otro lado, la inversión de las empresas continúa incrementándose, gracias a los JJOO de 2020 que se celebrarán en Tokio y al I + D. Ante esta situación y con una inflación muy por debajo del objetivo fijado, es probable que el Banco de Japón no introduzca cambios en la política monetaria.

Actualmente, el país se enfrenta a un nivel de deuda pública cercano al 225% del PIB, tras un periodo de flexibilidad fiscal. Mantener este nivel de deuda resulta muy costo. Aunque cerca del 90% de esta deuda está en manos de acreedores nacionales, una base de financiación menos susceptible a la fuga de capitales, un incremento de esta cifra podría ser insostenible.

Por otro lado, el país afronta importantes desafíos demográficos: la población está envejeciendo y cada vez es más reducida, lo que genera una base impositiva cada vez más pequeña, un elevado gasto en pensiones, falta de mano de obra en algunos sectores y costes laborales más altos, que ya están impactando en la competitividad internacional.

Es necesario que Japón flexibilice su mercado laboral con urgencia, poniendo fin a la protección de los agricultores, los médicos y las compañías farmacéuticas, y apostando por una mayor desregularización comercial. A pesar de que la Administración ya ha anunciado en repetidas ocasiones su intención de abordar estos problemas, aún está por ver si se llevarán a cabo las reformas estructurales necesarias.

Post relacionados

23/05/2019

La inestabilidad comercial internacional podría afectar a la economía peruana

Crédito y Caución ha publicado su último informe, en el que señala que las tasas de...

0

16/05/2019

Colombia continuará creciendo en los próximos años

Colombia crecerá de forma sólida en 2019 y 2020, en el entorno del 3%, debido al...

0

09/05/2019

El déficit fiscal será la principal debilidad económica de Brasil en 2019

Tras la profunda recesión en Brasil entre el 2014 y el 2016, Crédito y Caución prevé...

0

23/04/2019

El e-commerce será uno de los sectores más desafiantes en términos de vigilancia de riesgos de impagos

La falta de capacidad para adaptarse al nuevo entorno cambiante puede dar lugar a un...

0

Deja un comentario