c

Cyclima

29/06/2017

La desglobalización, ¿su principio?

El Real Instituto Elcano señala en uno de sus últimos informes realizados que su índice de Presencia Global (2016) decae, por primera vez, desde que empezó a calcularlo. Y es que este indicador, reflejo de los distintos procesos de globalización, experimentó un crecimiento importante con la caída del muro de Berlín. Un tiempo después, en los años 2000, dicho crecimiento se disparó hasta alcanzar su máximo en 2015.

Un año más tarde, en 2016, el índice registró su primera contracción en el ámbito económico, en concreto, en los bienes primarios, así como en la energía, a pesar de que la dimisión militar anotó un gran fortalecimiento.

El informe también hace hincapié en la posición que alcanzan los países en el Índice Elcano de Presencia Global, tras medir, como su nombre indica, la presencia global, es decir, la proyección efectiva real de las regiones fuera de sus fronteras en el entorno económico, político y social a través de los datos objetivos que proporcionan las exportaciones llevadas a cabo, los turistas recibidos o las competiciones deportivas ganadas internacionalmente, entre otros. En este aspecto, Estados Unidos lidera el ranking al convertirse en el país con mayor presencia global. Así pues, su proyección exterior llega a triplicar a la de China, que repite el segundo puesto al igual que en la edición anterior.

China, junto a otros países de Asia Oriental, es uno de los mercados emergentes que están ganando presencia global. A la zona china, le siguen, muy de cerca, Alemania, Reino Unido y Francia. Además, cabe destacar que apenas se aprecian cambios sustanciales entre las primeras vigésimas posiciones, entre las cuales, España se encuentra en la doceava.

Sin embargo, el informe también determina que Estados Unidos y la Unión Europea siguen tendencias completamente diversas. Mientras que la presencia exterior de la potencia norteamericana sigue al alza, lo cierto es que la de la Zona Euro está descendiendo.

Ahora bien, un número considerable de países, que desde la década de los noventa, su presencia global fue in crescendo, ha visto descender su proyección exterior en el último año. En algunos casos, como Nigeria, Rusia o Arabia Saudí, han tenido que hacer frente a la ralentización continua, tanto de los precios de bienes primarios, como la de los productos energéticos.

Share on Google+1Share on Facebook0Share on LinkedIn13Tweet about this on Twitter
eeuu