El informe difundido por Crédito y Caución analiza las ocho economías más representativas de Oriente Medio y Norte de África.

Los países del norte de África y Oriente Medio están afrontando fuertes desajustes en sus cuentas públicas debido a la bajada de los precios del crudo. Los países productores mantienen su solvencia gracias a las grandes reservas de divisas extranjeras, pero los países no productores afrontan problemas como el del impacto sobre el turismo de la inseguridad.

Arabia Saudí

Arabia Saudí depende fuertemente del sector petrolero. El crecimiento se verá afectado negativamente por la bajada del precio del crudo y se espera que el crecimiento del PIB se reduzca al 3% en 2015.

Debido a sus grandes reservas internacionales, de más de 700.000 millones de dólares y a su bajo nivel de deuda pública, solo 2% del PIB, Arabia Saudita es capaz de financiar fácilmente este déficit y mantener un elevado gasto público durante varios años.

Emiratos Árabes Unidos

La economía de Emiratos Árabes Unidos se ha diversificado con éxito: un 71% del PIB total de Emiratos Árabes Unidos viene de otros sectores aparte del petróleo. A pesar de esta diversificación, se espera una reducción de los ingresos procedentes de la exportación petrolera.

Se espera que en 2015 el crecimiento del PIB sea lento, a un ritmo de 3,2%. Es probable que el equilibrio fiscal de Emiratos se convierta en un déficit en 2015 pero, teniendo en cuenta sus activos en moneda extranjera, será capaz de financiar el aumento de gasto y el bienestar futuro del país.

Argelia

Se espera que el sector de petróleo y gas, que representa más del 95% de los ingresos de exportación, sufra una desaceleración del 2,6% en 2015.

Argelia será capaz de mantener un largo periodo de bajos precios del petróleo gracias al tamaño de sus reservas de divisa extranjera, que superan los 179.000 millones de dólares.

Kuwait

La economía de Kuwait depende de las ventas de petróleo y gas, que representan el 50% del PIB, el 95% de los ingresos de exportación y el 85% de los ingresos públicos. Se espera que el crecimiento económico se desacelere hasta el 1,7% en 2015.

No se espera que el presupuesto público registre un déficit en 2015 ya que su posición financiera siendo fuerte: baja deuda externa, del 25% del PIB; y un fondo soberano con activos por valor de 548.000 millones de dólares.

Marruecos

No es un país productor de petróleo. El motor de su economía es la agricultura, que emplea al 40% de la población y tiene un impacto importante en el consumo privado. El PIB de Marruecos crecerá un 4,6% en 2015, impulsado por el repunte de la agricultura y el aumento de las exportaciones en la zona euro.

La posición de solvencia de Marruecos es aceptable pese a que la deuda externa asciende a un 49%. Un riesgo potencial para la economía marroquí sigue siendo el deterioro de la zona euro,  cuya importancia reside en que es un importante destino de exportaciones.

Egipto

La situación económica en Egipto también ha mejorado, se espera que la economía crezca más del 4% debido a una mejora empresarial, al aumento de la inversión y al incremento de la demanda interna.

 La deuda interna es muy alta, 94% del PIB, por lo que el apoyo financiero externo continua siendo necesario dado el déficit presupuestario y el bajo nivel de reservas de divisas.

Jordania

El  crecimiento económico de Jordania se ve afectado negativamente por los conflictos de la región. Sin embargo, se espera que la economía crezca desde el 3,1% en 2014 a un 4,3% en 2015, debido al crecimiento del sector de la construcción, las reformas económicas, la ayuda financiera de los Estados del Golfo y el Fondo Monetario Internacional.

Jordania tiene una gran necesidad de financiación externa. La deuda externa es alta, 66% del PIB, y tiene una estructura desfavorable a corto plazo. No obstante, la situación de liquidez es buena ya que las reservas de divisas han aumentado gracias a la financiación externa.

Túnez

Se espera que la economía crezca moderadamente en 2015 gracias al aumento de la demanda en la zona euro. El turismo representa el 7% de la producción económica de Túnez y da empleo al 15% de la fuerza laboral. El turismo podría verse afectado tras los recientes ataques terroristas. 

Se espera que la deuda externa alcance el 61 % del PIB en 2015. Túnez tiene una fuerte necesidad de financiación externa. Recibe su mayor apoyo financiero del FMI, del Banco Mundial, y de los países europeos y de EEUU.

Post relacionados

23/10/2019

El crecimiento de Marruecos se ralentizará durante el 2019

Según los últimos datos difundidos por Crédito y Caución, el crecimiento de la...

0

21/10/2019

Arabia Saudí no se recuperará en 2019 y 2020

Arabia Saudí afronta de un periodo de modesta recuperación de su crecimiento tras la...

0

08/10/2019

Europa del Este se enfrenta a un repunte de las quiebras empresariales

El crecimiento del PIB en Europa del Este se ralentizará ocho décimas en 2019,...

0

02/10/2019

Irán afrontará una etapa económica de resistencia

La economía de Irán se enfrenta a una etapa de resistencia, marcada por la...

0

Deja un comentario