La presencia de los smartphones en nuestras vidas, tanto a nivel laboral como a nivel personal, se ha convertido en algo imprescindible en los últimos años. Sin embargo, la llegada al mercado del smartwatch o reloj inteligente, cada vez más completo, podría cambiar el panorama tecnológico actual, llegando a destituir al líder absoluto, el teléfono inteligente, o al menos, convirtiéndose en otro complemento indispensable para el día a día. En Crédito y Caución hemos valorado y comparado ambos dispositivos ¡Atentos!

Apple y Samsung se disputan el liderazgo en el mercado de los relojes inteligentes. A pesar de las evidentes limitaciones en las posibilidades que ofrecen estos aparatos en comparación con los smartphones, debido al reducido tamaño de su pantalla, los últimos modelos lanzados al mercado tienen la capacidad de conectarse a internet con conexión 4G, de efectuar y recibir llamadas, de enviar y recibir mensajes, de recibir notificaciones o de pagar con “contactless”. Una de las grandes novedades que presentan estos relojes es su capacidad para monitorizar diferentes aspectos de la salud del usuario. Controlan de forma constante el ritmo cardiaco, identificando cambios bruscos o indicadores negativos. Así mismo, detectan caídas o accidentes, y, por supuesto, realizan un control exhaustivo de la actividad física del usuario, sin necesidad siquiera de indicarle el tipo de deporte que está llevando a cabo.

En el entorno laboral, la integración de los relojes inteligentes como complemento de los smartphones podría facilitar la comunicación entre trabajadores, estableciendo conexiones más rápidas y directas. El control constante de la salud del usuario resultaría, además, de gran utilidad en la prevención de riesgos laborales y la adaptación de programas concretos de cada propia empresa podría facilitar en gran medida la labor de los trabajadores. Los relojes inteligentes mantienen informado al usuario en todo momento, evitando interrupciones bruscas.

Todo apunta a que los relojes inteligentes ya le están ganando terreno al smartphone, ofreciendo algunas de sus aplicaciones al usuario de forma más concentrada y accesible. Aunque, a día de hoy, el teléfono inteligente tiene muchas más funciones, en el futuro la adaptación de las aplicaciones a este nuevo modelo podría igual las posibilidades de ambos dispositivos, resultando el reloj inteligente más cómodo y rápido para el usuario.

Post relacionados

17/10/2018

Coaching o el camino hacia la salud empresarial

El coaching empresarial es una disciplina cada vez más común en las grandes empresas....

0

19/09/2018

Ciberseguridad, una asignatura pendiente para muchas empresas

El pasado 25 de mayo entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos, una...

0

11/09/2018

Carsharing: Sostenibilidad y optimización de los recursos

A lo largo de la historia, los núcleos urbanos han sido siempre la cuna de los grandes...

0

11/09/2018

Chatbots: Inmediatez y comodidad para el usuario

La aplicación de chatbots, denominados comúnmente “bots”, en páginas webs es cada...

0

Deja un comentario