La forma de consumir contenidos multimedia ha cambiado de forma radical en los últimos diez años. La televisión ha quedado en un segundo plano ante el aterrizaje de las plataformas de contenidos en streaming y VOD (video-on-demand). Este nuevo sector está despertando el interés de un gran número de empresas, que están apostando por la producción y difusión de contenidos, de forma cada vez más competitiva.

Aunque en un principio generó algo de rechazo tener que pagar por consumir contenidos -la sociedad estaba acostumbrada al consumo de series o películas de forma ilegal o “pirata”- las plataformas de streaming se han abierto paso a gran velocidad, ganando cada vez más usuarios. El concepto “pago por visionado” ha triunfado entre los más jóvenes, que consideran que estas plataformas ofrecen precios muy económicos y contenidos de gran calidad por los que merece la pena apostar.

Netflix o HBO lideran la “Era de las series”, pero son muchas las empresas que se han sumado a la difusión de contenidos en streaming y VOD (video-on-demand), como Amazon Prime Video, Hulu, Disney+ o DC Universe. A todas ellas pronto habrá que sumarles nuevas propuestas, desde gigantes tecnológicos como YouTube Paid o pequeñas start-ups como Screening Room (películas en cartelera para disfrutar en casa). La difusión tradicional de contenidos multimedia ha cambiado y, como cualquier otra oportunidad de llegar a un público interesante para ellas, las empresas están buscando su hueco, apostando por difundir a través de ellas sus productos y servicios.

De esta forma, al igual que las marcas Aston Martin o Maserati cedían sus coches para que James Bond los condujese en sus películas, no sería descabellado que una empresa dedicada a fabricar ropa vintage introdujese sus prendas en el vestuario de los protagonistas de The Walking Dead, o introdujese un spot de 10 segundos antes del inicio de cada episodio en AMC Networks, la plataforma que emite la serie. Estrella Galicia es la cerveza más consumida en la serie de Atresmedia distribuida por Netflix “Fariña”, y es habitual encontrarse con anuncios de compañías interesadas en llegar a los usuarios que consumen Movistar+ en la cabecera de su interfaz.

En un entorno cada vez más competitivo, las compañías tendrán que considerar nuevas maneras y formatos en plena “streaming war”, buscando despertar el interés de los usuarios, que cada vez son más exigentes a la hora de consumir contenidos. Aunque consideran que pagar por una plataforma resulta económico, pocos están dispuestos a suscribirse a todas ellas, por lo que se decantarán en función de la calidad del servicio y de los contenidos. En este sentido, los datos de cada plataforma sobre su audiencia serán determinantes para animar a las empresas a invertir en un medio cada vez más en alza.

Post relacionados

25/07/2019

La multiculturalidad corporativa en la empresa

Los cambios sociales, el desarrollo del mundo occidental y del sector de las...

0

22/07/2019

A-Commerce: la revolución de la compra online

Para las marcas, en el plano digital, no sólo es importante captar la atención de sus...

0

18/07/2019

Nuevas formas de comunicación con dispositivos: la conversación entre el hombre y la máquina

Desde los inicios de la revolución tecnológica, la comunicación entre las personas y...

0

10/07/2019

La nueva era de las marcas blancas

Hace algunos años identificábamos las marcas blancas con aquellos productos de menor...

0

Deja un comentario